20 agosto, 2012

La vida es para vivirla y punto.

Hoy conocí más a fondo a una persona.
Fue sin querer.
Sin que los que estabamos ahí lo planeáramos.
Simplemente, una plática llevó a otra y chumm!!, en menos de 5 minutos pude comprender  conocer lo maravilloso que es la vida (aun más). Desde lo más simple, hasta lo más complejo.
Y es que a veces, nos olvidamos hasta de si respiramos correctamente o si un gesto/emoción/estrés te comienza a intoxicar el cuerpo sin que te des cuenta, hasta que llega lo inevitable como enfermedades, padecimientos y esas cosas malas.
Hoy me di cuenta de lo que tengo, poco o mucho lo valoro, porque por algo está de esa manera, en esa cantidad y en ese preciso momento, de los que me acompaña y de lo que me sigue faltando trabajar.
Por dios!, sólo fueron 5 minutos; ahora comprendo como algo más fuerte que nosotros mueve las piezas para mostrar escenarios distintos a los que te desenvuelves, es como un "hey!! reacciona mada fackaa'!".

Hoy anduve muy conmovida y demasiado sensible a muchas cosas.

Sólo espero que esa neblina que siempre trata de empañarme la vista y pensamiento, se mantenga al margen. Se vaya!.

Y por eso, tan sencillo como el título de este post. la vida es para vivirla, si no, qué aburrido sería tratar de sobrellevarla.

03 agosto, 2012

Mis primeros 25



Para mi son los 25 primeros años más radicales, en todos los aspectos. 

Hoy,  unos dias después de mi cumpleaños, me detengo a observar y ver qué vengo cargando de más en mi alma y ser, para seleccionar lo bueno+aprendizajes, con lo cual empiezo a dejar al lado del camino lo que ya no debe estar, doy espacio a nuevas cosas que les corresponde estar ahí. Los dejo ahí no para volverme a tropezar con lo
 mismo, sino que cuando mire hacia atrás lo recuerde y sepa tomar ahí adelante del camino la mejor decisión.

A mis 25 años agradezco poder conocer a personas maravillosas que me aman, me quieren, están conmigo (algunos cerca, otros más lejos) y se sienten orgullosos de mi, así como yo de ell@s, porque de ellos también tomo aprendizajes y disfruto de la vida a su lado.

A mis 25, he aprendido de otros y he puesto en práctica que el perdonar y dejar a un lado la soberbia, es lo mejor que puede haber para que todo fluya en armonía.

También aprendí a que ya no me importara lo que otros esperan para mi vida, proyectándose con cosas que ellos no hicieron o en sus parámetros existenciales no existe; para ello reflexiono y tomo la mejor decisión para mi vida y de equivocarme, aprenderé, pero al menos diré "lo intenté" a "si hubiera hecho..." (claro, sin que esto afecte a 3ros).

Me quedo con el seguir aprendiendo de los tropiezos, porque no soy perfecta y de ello debo seguir conociendo y tal vez a mis 30 años pare y reflexione, claro...si es que los mayas no se nos adelantan o algo por el estilo.

Hoy decreto mi felicidad, agradeciendo que tengo a mi familia (inmensa), a mi prometido y sobre todo por tenerme a mi y no abandonarme.

Cada cumpleaños deberíamos hacer esto, yo tardé 25 años. Tú no tardes tanto :)